La pobreza de Zongolica, responsabilidad de caciques

El Tinam acusa a las familias García Lebrez, Zepahua, Márquez, Aguilar, Espinoza Leal, Muñoz, Merino y Ciriaco Sánchez

Carecen de servicios y alimentación, niños padecen de enfermedades mentales por desnutrición

Norma Trujillo Báez

Al cumplirse 29 años del TINAM (Unión de todos los pueblos pobres), miembros de esta organización de la Sierra de Zongolica señalan como responsables de abusos de poder y autoridad e injusticias sociales a los caiques madereros “Enrique Gámez, descendientes de Marcos Ramírez y las familias García Lebrez, Zepahua, Márquez, Aguilar, Espinoza Leal, Muñoz, Merino y Ciriaco Sánchez, quienes son los que han impedido que el pueblo salga de la pobreza, la miseria y la marginación, que los programas y proyectos productivos no lleguen y que hoy exista una generación de menores que sufre de trastornos mentales y físicos por la falta de alimentación”.

            Adolfo Tlaxcala Ixmatlahua, miembro de Timocepanotoke Noche Altepeme Macehualme (TINAM), al dar a conocer las actividades que realizarán para recordar los 92 años del asesinato del general Emiliano Zapata y 29 años el surgimiento de la organización campesina-indígena independiente, dijo que “en los años ochentas nos levantamos para protestar y luchar contra la injusticia social y opresión política que ejercía los terratenientes, grandes comerciantes y caciques de la región en complicidad con el Estado mexicano y los tres órdenes de gobierno en turno”.

            En ese entonces sus demandas fueron contra el saqueo y destrucción de montes; despojo de propiedades; por el derecho a un pedazo de tierra; por un precio justo del café y contra el acaparamiento de la producción y mercado del café, asimismo pedíamos que fuéramos tratados como seres humanos y ciudadanos mexicanos.

            Pero a esa distancia, a los pueblos de la Sierra de Zongolica por décadas nos han tenido hundidos los gobernantes de los tres órdenes de gobierno, allí “se ve la miseria, marginación, hambre, desnutrición, enfermedad, epidemias, sed, mortandad infantil y prematura. Todo esto pone más difícil en la temporada de sequía que empieza desde febrero y continua en marzo, abril, y es en mayo cuando se agudiza, tiempos que el agua que consumimos es la que obtenemos de la lluvia y escurrimientos naturales”.

            Asimismo señaló que los pueblos siguen marginados del desarrollo y excluidos de sus derechos humanos y constitucionales, como el derecho al trabajo, vivienda digna, salud, educación y recreación, “los famosos proyectos productivos los conocemos sólo en los comerciales del gobierno, porque todos va a parar a manos de los grandes productores, comerciantes y caciques; la atención a la salud es ineficiente e insuficiente; no hay agua potable en ninguno de los pueblos, contamos con agua entubada pero en la estadística gubernamental y en los informes de gobierno aparecen como agua”.

            En la enumeración de la marginación y abandono por parte de los gobiernos, señaló que el 40 por ciento de los habitantes es analfabeta sobre todo gente adulta de las zonas más marginadas; la mayoría de quienes ingresan a la educación primaria aproximadamente el 70 por ciento desertan; a nivel secundaria el ingreso es restringido y por lo general el primer año abandonan sus estudios; a nivel medio superior (bachilleratos) y superior (universidades y Tecnológicos)

            Los jóvenes en su mayoría emigran de sus comunidades para irse a la grandes ciudades a buscar empleo; la desnutrición es generalizada siendo una de las principales causas de enfermedades y de mortandad infantil, de ancianos y mujeres en gestación; la enfermedades de la pobreza (crónicas infectocontagiosas de las vías respiratorias y gastrointestinales) prevalecen; por desnutrición hay generaciones de niños que ya sufre

los trastornos físicos y mentales que produce por la carencia de una alimentación adecuada.

            También hay un problema con la Comisión Federal de Electricidad, sostuvo Tlaxcala Ixmatlahua, “la CFE está haciendo cobros de tres mil a 9 mil pesos, por eso hemos pensado que si continúa así vamos a ponernos en resistencia por tarifas justas, con tanta pobreza muchas familias no pueden pagar la luz, apenas si tenemos un pedacito de tierra”.

            El dirigente indígena recordó que en los primeros años de electrificación había tarifas muy altas, por lo que en 1996 dejaron de pagar la luz y la población se colgó de las líneas, así teníamos luz, después se hizo un acuerdo y convenio con la CFE, tiene dos años y medio que permitimos la entrada de medidores, pero nuevamente las tarifas son altas, algunos pagamos 100 pesos pero si se alteran para todos tendremos que llegar a la resistencia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: