Crítica a un fragmento de Tiempo de saber: prensa y poder en México de Julio Scherer y Carlos Monsiváis

071128-mac202812911

“Las vicisitudes de la prensa” es el capítulo XXVIII del libro Tiempo de saber: prensa y poder en México, escrito por Julio Scherer y Carlos Monsiváis. En el texto de 11 páginas (pp. 299-309) Monsiváis reflexiona, con su lapidario estilo, la contradictoria relación y mediación que juega el periodista entre los poderes legales y fácticos con la sociedad en los inicios del siglo XXI.

            Allí el autor de Días de guardar hace un diagnóstico de cómo va transformándose el control que ejerce el estado sobre la prensa, para volverse presa del narcotráfico que opera con la protección de policías y políticos. También recapacita la evolución, o más bien, la redefinición de la opinión pública que en muchos políticos y escritores congregan en estereotipos irreales.

Asimismo describe cómo a partir de la década de los setentas del siglo XX se preparan a universitarios en las carreras de ciencias de la comunicación (calculaba que en el 2003 había 250 escuelas en el país), cuyos egresados terminan desplazando a “la vieja guardia” de las redacciones de los medios impresos y electrónicos, debido a su capacitación en el manejo de la internet.

Ejemplifica con el caso del coordinador de mercadotecnia de Vicente Fox, Francisco Ortiz, quien confiesa cómo vendió la imagen del candidato del PAN como mercancía, “potenciando sus virtudes, no inventándolas” e ironiza la estrategia para conseguir los votos de los jóvenes (que le llama “la epopeya de los detergentes”), quienes veían telenovelas y programas cómicos que el sarcástico columnista de Proceso define este paso estratégico como “del melodrama y el pastelazo a la concientización”.

 En su lectura, entre líneas, el literato concluye que Francisco Ortiz, ex trabajador de la Proctergamble manifiesta que “la opinión política surge de las reflexiones frente a la telenovela”, pero que en realidad el cambio que podemos leer en la relación del periodista con el gobierno es el paso de la demagogia a las trampas de la puerilidad profesional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: